lunes, 12 de noviembre de 2012

Derrítete en la tentación.

Todos tenemos tentaciones a las cuales no podemos resistirnos. Como por ejemplo la que presentamos bajo algún disfraz para que nadie sospeche de ella, la que descubrimos gracias a nuestra habilidad para reconocer máscaras. O alguna que escondemos bajo el colchón, o en el armario, o tal vez aquella que guardamos como la forma de la lluvia que gotea salpicando de vuelta a la vida. La tentación de que un nuevo o viejo amigo podría acabar siendo algo más que eso. O un diminuto bebé que causa emociones en nosotros que jamás imaginábamos que conteníamos. O quizás la pura ansia que tenemos de recibir el calor que solamente percibimos gracias al contacto con nuestro ser más querido.


Por lo tanto podríamos decir que si nos resistimos a la tentación o si nos rendimos a ella sabemos que estamos jugando con el futuro, pues tendremos que sufrir toda consecuencia.

4 comentarios:

  1. Anónimo12/11/12

    Que todas tentaciones tienen su consecuencia, pero que no hay una consecuancia mas agradable de la de una pequeña tentación. :)

    ResponderEliminar
  2. Hola! Me encanta tu blog, tus entradas y tus ftos! Me gustaria que te pasaras por mi blog y que le hecharas un vistazo! y si te gusta no dudes en seguirme, yo ya te sigo! Nos leemos:) Un beso enorme desde http://solotunohaymas.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias! Ahora mismo me paso,
      Un besito:)

      Eliminar