miércoles, 17 de octubre de 2012

Mi sonrisa naufraga si tu mirada marcha.

No había calor más agradable que el de su abrazo, no había color más bonito que el de su tez, no había acordes más bonitos que los de su voz, no había diamantes más bonitos que los de sus ojos, no había brillo más bonito que el de su mirada. Y hablo en pasado. Pues aquello un día cambió, se podría decir que esa sensación de tener a mi otra mitad al lado se fue.



Razonando, compitiendo con mi orgullo y ganando a la inmadurez, puedo decir aún que no hay cosa más bonita que verle sonreír.

2 comentarios:

  1. ¡Hola! He visto que me has seguido y he venido a pasarme por tu blog. Primero, gracias por seguirme, un honor tener caras nuevas por allí. Después, decirte que me gustó la entrada, así que decidí seguirte yo tambien y ver que escribes proximamente.

    Un besazo, www.smileandwomanocry.blogspot.com ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Isabel! Muchas gracias a ti también por seguirme en el blog. Me alegro de que te haya gustado la entrada.

      Un beso muy grande!

      Eliminar